lunes, 15 de junio de 2009

nuevos aires en minúscula


Es el momento de comenzar una nueva etapa y para eso hay que dejar cosas atrás. Personas, hechos, situaciones y retomar viejas amistades y saludos perdidos.
Lisboa es muy bonita pero Berlín está llena de ángeles y los ángeles como hijos, mensajeros, lo que sean del señor propician el cambio casi o más que el frío del norte de Laponia.
Coger las gafas de sol más oscuras y descubrir através de ellas mundos paralelos al que uno vive y comer del pastel de la melancolía unos meses de verano. No más. Escuchar la música hasta dejarte la capacidad auditiva bajo cero y una estúpida sonrisa de camello de niños pequeños.
Encima de la mesita nada más que un libro de Kerouac y un candado de una bicicleta de paseo de tu hermano mayor. Quizá una lampara antigua.
Comprar billetes para uno y atragantarse con la comida debajo del cielo, cielo azul.
Ya no quiero escribir más canciones de amor, ni llamar más a la ventana de nadie. Solo quiero que alguién sea mi apoyo, mi Pedro y mi Judas. Pero ahora necesito un Pedro que no reniegue de mi, que solo diga 'Contigo hasta el fin del mundo'.
Es hora de que me brillen los ojos al hablar y que las mujeres sigan doblando las rodillas al hablar. Solo algunas chicas las doblan al hablar pero todas ellas siguen queriendo mirar el mar desde el acantilado más alto.
Hay sinceridad en mis palabras cuando hablo de Pedro, cuando hablo de Kerouac y cuando robo bicicletas en el verano.

Quiero creer que todas las mujeres doblar las rodillas al hablar, pero todas no lo hacen, solo algunas.

4 comentarios:

  1. Kerouac en la mesita es como un angel de la guarda...

    ResponderEliminar
  2. Realmente la retórica es una bella ciencia, aunque también es bastante compleja. Y tu forma de escribir empieza a ser tremendamente poética a la vez que intensa.
    Y dime, ¿qué quiere decir que las mujeres doblan las rodillas al hablar?
    Sabes que, aunque pienso por mi misma y tengo mi criterio, hay cosas que no soy capaz de entenderte.

    Cuidate, Peter.
    (K)(L)

    ResponderEliminar
  3. bien podria hablar yo
    y bien podria hablar de mi!
    un momento de cambio, donde todo comienza y termina
    y como telon de fondo, por que no
    las siluetas, los sueños y Berlin!

    ResponderEliminar