viernes, 30 de enero de 2009

Make Up

Ahora es cuando empiezo a sentir que todo encaja, que todo tiene un sentido, insignificante pero un sentido. Las cortinas de su habitación se cerraron, como el telón después de una actuación de teatro y solo queda que el tocadiscos no raye más aquella vieja sintonía, que sonaba en la televisión en los años ochenta. El cielo se enluta por la muerte del sol y los gamberros de las esquinas salen a hacer de las suyas, pero ella seguirá sentada en el banco imaginando aquella playa en la que paso su vida y que llegara su muerte. No es Mayo.

Con Criminal de Fiona Appel me despido este fin de semana.

1 comentario: